Carabobo Comercial

Se aproximan las ciudades futuristas

Compartelo


Nadie sabe realmente qué nos depara el futuro, pero la realidad ahora es que nuestros espacios urbanos están atestados de gente y contaminados.

Casi la mitad de la población mundial vive actualmente en ciudades, y para el año 2050 se prevé que aumente a 75%, pero ¿en qué tipo de ciudad viviremos por entonces?. Ha llegado el momento, dicen los expertos, de empezar a diseñar entornos urbanos más inteligentes. Las nuevas ciudades necesitan albergar a una población cada vez mayor y en las que vivimos ahora necesitan modernizarse.

A la hora de imaginar cómo serán las ciudades en 30 años, todo depende de a quién escuchemos. Aunque predecir el futuro es algo complicado, son muchos los valientes dispuestos a jugarse el tipo. Por ejemplo, si repasamos las previsiones que contempla la investigación Una Historia Visual del Futuro, realizada por expertos de las universidades de Lancaster y Hertfordshire, veremos cómo hay quien apuesta por otros elementos.

Sin ir más lejos, los que piensan que los rascacielos estarán inundados de jardines y huertos. “El paradigma de la Ciudad Jardín es uno de los que siempre se mantiene reemergente, con un ‘remix’ diferente cada vez”, asegura uno de los autores del estudio. Sin embargo, las ideas de los visionarios van de un lado a otro. Desde aquellas ciudades atestadas de parajes naturales, impregnadas de verde, hasta aquellas en las que podrían imperar las construcciones mastodónticas.

Y hay quien se atreve a ir más lejos. No son pocos los diseñadores y arquitectos que auguran que las ciudades del futuro, como consecuencia del incremento del nivel del mar, estarán inmersas o flotando sobre el agua. Ya en 1978, el alemán Wolf Hilbert se atrevió a lanzar esta idea, proponiendo lo que él llamaba la Autopia Ampere. Se trataba de una urbe submarina construida en torno a arrecifes de coral, ni más ni menos.

Ciudades del futuro

Algunas décadas después, unos diseñadores chinos propusieron crear ciudades sobre plataformas petrolíferas. Urbes totalmente sostenibles cuyos habitantes dedicaran su tiempo a recoger del fondo del mar los residuos del crudo para reutilizarlos y fabricar plástico con el que seguir construyendo edificios. Otra de las propuestas que sigue esta tendencia es la del ilustrador español Dani Páez, que con su edificio Twin Twist nos imagina viviendo sobre la superficie marina.

Pero no todo son buenos augurios. En la dirección opuesta a todos estos visionarios, que apuestan por ciudades en las que el medio ambiente goza de un gran protagonismo, también hay quien tiene una visión algo más tenebrosa de lo que se avecina. Algunos de los ilustradores que participaron en la primera edición de Il·lustraFuturs así lo plasmaron.

Como parte de esta iniciativa, creadores de todo el mundo tuvieron la osadía de retratar el futuro, y hubo quien imaginó un escenario mucho más cercano a lo que nos mostraba la película Blade Runner. Aunque nos proponían un viaje más lejano en el tiempo, hasta el año 2100, algunos apostaron por elementos actuales de corte futurista como los drones (que ya son una realidad) o los coches voladores.

Eso sí, si hay una tendencia en la que coinciden la mayoría de los visionarios es que las personas con vértigo tendrán que superarlo. Son muchos los que creen que las ciudades crecerán en altura y que nos tendremos que acostumbrar a vivir a muchos metros de la tierra firme. Esperemos que la tecnología de los ascensores avance a un ritmo frenético para hacerlos infalibles, porque duele imaginar el día en que lleguemos a nuestro bloque de cientos de pisos y nos avisen de que está averiado.

Compartelo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *